Entrevista a Mercedes Pérez de Castro (IADE)

Mercedes vive y trabaja con los cinco sentidos.

Para ella, dibujar, es el mejor plan del mundo. Y para vivir cree que hace falta poco más que un toldo. Su vida siempre ha estado unida al mundo del arte y de la arquitectura. Ella y sus hermanos continúan el legado de su padre, fundador de IADE, que le gusta definir como una escuela vintage de diseño de moda e interiores. Profesores y alumnos respiran el mismo amor por el dibujo como lenguaje y trabajan con dos máximas: el racionalismo y la locura de pensar que se puede hacer todo.

Su recuerdo de la infancia es jugar a hacer cabañas, y desde entonces conserva intacto su espíritu de inventora. Lo que más le gustan son los proyectos efímeros. Estudió Bellas Artes, ya convertida en madre, y empieza el día en el huerto que ha construido en la azotea de su casa de Madrid.  Mezcla los colores en conchas. Está convencida que para desordenar hay que ordenar primero. Y que se aprende, haciendo.

Le inspira la gente, se refugia en Ibiza y su mercado favorito es el de La Paz. Responde miles de preguntas por la mañana y aprovecha las tardes para trabajar en sus proyectos. En casa no tiene ordenador. No sería capaz de dedicarse a algo que no la hiciera disfrutar y le apasiona pensar que se dedica a formar seres humanos felices en una profesión con salidas muy diversas.

Estas son sus 17 respuestas. ¡Gracias Mercedes!

¿Una pasión nueva?
La encuadernación y mi huerto urbano

¿Para el olfato?
La Magnolia

¿Para los oídos?
Los pájaros

¿Para el tacto?
La seda

¿Para la vista?
El cielo

¿Para el gusto?
Lo amargo

¿La mejor comida del día?
Desayunar dos veces

¿Tu casa está vacía sin?
La cocina

¿Una corriente fascinante?
La reutilización

¿Un vicio confesable?
Las telas y fabricar toldos

¿En tu maleta?
Acuarelas en tubo y pinceles

¿El mejor viaje?
En la India

¿Un país?
España

¿Un sueño?
Volar

¿En tu bolso?
Un cuaderno

¿Algo que no te canses de estudiar?
La geometría

¿Un libro?
Siddhartha de Hermann Hesse