Itziar Miranda ( Manolita) – Mujeres importantes en cuentos

Entrevista de delic a Itziar Miranda:
La primera vez que Itziar pisó Delic era prácticamente una niña. Acababa de rodar su primera película (Nada en la nevera) y la Plaza de la paja, dónde estuvo viviendo muchos años, abarcaba todo lo que ella necesitaba para sentirse en casa: el jardín del Principe de Anglona, dónde pasaba mañanas enteras leyendo, la Taberna Bilbao, dónde Rosa le dio de cenar más de una noche porque no tenía tiempo de cocinar y, cómo no, Delic. No se despertaba hasta que se tomaba su te con leche y las míticas tostadas del deportista con tomate y aceite. Cuenta que para ella, Elena y Makama, eran como una pareja de cine. Desprendían un aroma exótico y aventurero al estilo de Jane y Tarzán, que la volvían loca.

Se podía pasar horas y horas observando a toda la gente que entraba y salía de nuestro café: actores, fotógrafos, músicos o escritores, y proyectando que un día ella también viviría de su sueño. Para ella, Delic, es su café Gijón particular. Con los años, esa joven actriz, se ha convertido en una habitual de nuestras tardes. Desde hace doce años, toda España no duerme la siesta con su Manolita, de Amar en tiempos revueltos (ahora, Amar es para siempre), es madre, acaba de publicar su propia colección de cuentos con Edelvives y, cuando se pierde, vuelve al Delic a comerse una tarta de zanahoria y a que Lourdes y Elena le hablen de mujeres formidables para inspirarse.

Como no podía ser de otra manera, nuestro escaparate se acaba de transformar durante la feria del libro en su mundo, el mundo de Miranda, una niña de ocho años a la que le gustan las pompas de jabón, el olor de las tardes de lluvia y los pájaros que le caben en la mano. Y le gusta mucho, pero que mucho, cocinar. Pero lo que más le gusta del mundo es que le cuenten historias y más si son de verdad: Frida, Marie Curie, Coco Chanel, Billie Holiday, Cleopatra o Juana la loca, son algunas de las historias que nos cuenta esta niña sin pelos en la lengua y que da, ya era hora, visibilidad a todas estas mujeres que hicieron tanto en la historia y de las que muchas veces sabemos muy poco.

Escribe junto a su hermano Jorge y las preciosas ilustraciones son de su amiga Lola Castejón. Una artista que, tras estudiar Bellas artes, inició su carrera profesional en Nueva York donde pudo colaborar en proyectos junto a Annie Leibovitz, Richard Avedon o Steven Meisel. Pero Miranda también tiene un libro de cocina, Las recetas de Miranda, que escriben los hermanos junto a Nacho Rubio, marido y cómplice de la actriz.

Como veis un proyecto absolutamente familiar hecho con todo el amor del mundo y que, precisamente por eso, ya está cruzando fronteras. Estas son sus diez mujeres: Una mujer a la que admirar: Jane Goodall Una fotógrafa: Vivían Maier Una escritora: Carmen Laforest Una compositora: Clara Schumann Una científica: Ada Lovelace Una cantante: Ella Fitzgerald Una política: Indira Gandhi Una reina: Cleopatra Una bailarina: Anna Pávlova Una pensadora: María Zambrano.

 

mas en instagram.