La historia de un mojito

En 1998, abrimos Delic. Al poco tiempo, un amigo mío pintor, César Galicia, me sugirió que hiciera mojitos. Acababa de volver de Cuba y estaba impresionado con su sabor.

Por entonces yo no sabía que era un mojito, ni tampoco la mayoría de la gente en Madrid. Los preparaban en alguna coctelería, pero no eran populares. De eso nos encargamos nosotros. Ayudó mucho que Makama, por entonces mi marido, fuera negro, porque aunque africano, le tomaban por cubano !!!

Lo que empezó siendo un experimento, acabó siendo un autentico Boom!!!

Se formaban colas en la calle para probarlos, y los vendíamos por cientos cada día. Además combinaban perfectamente con nuestras tartas caseras, que tampoco se encontraban fácilmente en Madrid por aquel entonces.

Fuimos pioneros, y aunque ya hay más locales en los que los preparan bien, y claro mucha más oferta y competencia que entonces, nuestros mojitos siguen siendo muy famosos y apreciados.

¡¡¡Estoy orgullosa de haberlos puesto de moda!!! y de cuidarlos con mucho esmero, deshojándolos cada día, como si fueran margaritas. Quitamos todas las hojas que no están suficientemente verdes y frescas. Es mucho trabajo, pero el resultado merece la pena.

Más tarde vinieron las caipiriñas, que aprendimos a preparar en un maravilloso viaje a Brasil.

He intentado poner de moda otros cocktails, pero es difícil superar a los mojitos,  y a las caipiriñas en todas sus variaciones frutales.

Desde hace dos años tenemos mucho éxito con nuestra Sangría DELIC. Los extranjeros adoran sus ingredientes exóticos y su vino de calidad. Otro día os la presentaré con más detalle.

Os dejo algunas fotos de ingredientes y mojitos y caipiriñas

mas en instagram