Sin categoría

Fotografia en Australia con Local Milk

Siempre me ha gustado viajar, pero Australia era mi asignatura pendiente, y que mejor que conocerlo finalmente aprendiendo fotografía de la mano de Beth Kirby de Local Milk.

Beth es una de las gurus de fotografía culinaria, cuya visión es un un concepto de vida. Con casi 400000 seguidores en Instagram, su slow living se enriquece de países, juegos de luces y experiencias estéticas, que van más allá de la cocina. Sus cursos son un reflejo de su manera de vivir.

Organiza retreats para grupos reducidos por los rincones más maravillosos del planeta. En esta ocasión, éramos ocho alumnas (siete australianas y yo) y el lugar elegido fue Byron Bay, al norte de Sidney. Dormíamos en el jardín, al lado de la casa, en tiendas de campaña. La mesa siempre llena de flores frescas y de comida exquisita y ecológica. Tiempos para disfrutar y para fotografiar, sin estrés ni sensación de estar en clase. Beth crea entornos donde aprender es algo fluido. La belleza se cuela en cada rincón y en el ritmo en el que se suceden los días del curso.

Empezábamos los días al amanecer con la clase de Yoga en el porche. Después del desayuno aprovechábamos los alrededores de la granja llena de frutales y un enorme huerto para hacer fotos. Todas las tardes trabajábamos en la edición de las fotos y en redes sociales. Las comidas estaban a cargo de Studio Neon y de la mano de Rebekka Seale de Camellia Fiber Company aprendimos a teñir lanas merino con tintes naturales de plantas y hicimos branch weavings como el que veis en la foto.

Luz natural y la manera de fotografiar de Beth por todas partes. Colores neutros. Sobriedad. Su predilección por los círculos abiertos y las esquinas. Los materiales nobles. La perspectiva desde arriba que le da a sus fotos ese aspecto tan intimista. El proceso de preparación para la foto es una fuente de riqueza estética y narrativa casi tan grande como el resultado final. Y ella se implica en todo: cocina, elige el estilismo y hace las fotos.

Se divierte muchísimo mientras hace las fotos, da la sensación de que estuviera jugando. Tiene una manera entusiasta y algo contagiosa de hacer de su pasión su manera de vivir y trabaja solo rodeada de gente con la que se lleva bien. Y se nota. ¡Gracias Beth por esta maravillosa experiencia!

El resto de mi viaje en solitario por Australia os lo cuento el próximo jueves. Todas las fotos son mías.

¡Os espero!

Elena