¿Zanahoria en una tarta?

Esa era la pregunta que más escuchaba cuando querían saber los ingredientes de mis primeras ” CARROT CAKES”, expuestas en la vitrina, junto a muchas otras tartas y tartaletas.

Les explicaba que a pesar de todo eran dulces, y que las zanahorias le daban la humedad necesaria para hacerlas jugosas y esponjosas; que aprendí a hacerlas en Nueva York, y que allí era muy normal comerlas !!!

En la Gran Manzana probé muchas, uptown y downtown; en cafés pequeños, de esos con mucha alma. En todos preguntaba la receta. Pero ya se sabe, las recetas son solo recetas y hay que experimentar con ellas, porque la mano y el horno de cada uno son diferentes. Habiéndole dado mi toque personal en casa, una vez en Madrid, encontré la más deliciosa !!! Y es la que enseñé a Paula, por entonces mi cocinera.

Algunos, los mas valientes, decidían probarla y quedaban encantados. Poco a poco se fue haciendo popular, convirtiéndose en la reina de nuestras  tartas !!! Y después de 17 años, lo sigue siendo!!!

Cambiamos su” look”, a menudo: La engalanamos con flores y frutas, como merece una reina.También tenemos una princesa, la tartita de zanahoria, para compartir o disfrutar a solas.

A pesar de que en Madrid ya nadie se extrañe de poner zanahorias en un bizcocho, la nuestra, dicen,  sigue siendo “LA REINA”.

Os dejo, en las fotos, algunos ejemplos

Elena

más en instagram